Separar Cocina De Salón Con Cristal

Si deseas sostener tu cocina abierta, pero quieres definir cada espacio, puedes disponer cuadros divisorios. No se trata de utilizarlos sustituyendo un muro completo, sino instalarlos de manera simbólica para dividir los entornos. Esta alternativa radica en mezclar materiales y elementos, combinando una pared de media altura con cristal en la parte superior.

Existe una gran variedad de tabiques acristalados para separar entornos en el interior de casa, y la mayor parte de ellos resultan decorativos. ¿Quién no se ha quedado extasiado en algún momento ante la visión de un loft amplio y diáfano, sin ningún tabique que dividiese los m2? Sin embargo, los espacios abiertos asimismo tienen sus problemas. Los tabiques de cristal vienen a ser una solución para paliar estos problemas sin renunciar al término abierto del espacio. Se gana en amplitud porque es mucho más ligero que un tabique pero que no es transparente en su integridad, lo que otorga privacidad a las estancias.

Sobre Medio Tabique

En cuanto al estilo, los tabiques tienen la posibilidad de estar decorados con molduras de aire tradicional, o mostrar un diseño mucho más lineal y minimalista. Sea como sea el tabique escogido, lo cierto es que aportan un toque personal y diferente al espacio. Las dos opciones pueden resultar un éxito en el momento de planificar la distribución de nuestra casa. Y, como no podría ser de otro modo, ambas opciones tienen ciertos problemas que es importante entender y apreciar.

separar cocina de salón con cristal

Es más habitualutilizar esta opción en el momento en que la habitación contigua a la cocina no es el salónsino, por servirnos de un ejemplo, un dormitorio o un estudio. Si te decantas por medio murete mucho más el cristal, sí puedes explotar esa pared para colocar muebles y tomas en la cocina, o para apoyar, por ejemplo, el sofá en el salón. En la obra deberás tener clara la novedosa distribución de la cocina porque es necesario mover las tomas que hubiera en la pared que desaparece. Lo normal es que junto al tabique de cristal ubiques el office, que es una esquina muy estético para que quede totalmente visible. Para abrir la cocina al salón hay tantas opciones como gustos o pretensiones hay. Si estás pensando en realizar un cambio de este estilo, te aconsejamos entrar en contacto con una empresa de reformas de cocina en Madrid para que te posibiliten una solución profesional y un presupuesto personalizado para tu proyecto.

Las paredes de esta cocina se sustituyen por tabiques de cristal con perfil y barrotillo en negro, que crea cuarterones horizontales mucho más estrechos en la parte de abajo y superior. No se cierra el espacio con ninguna puerta sino el paso queda abierto a través del vano. El beneficio de lacar el cerramiento que divide la cocina del salón es que puedes seleccionar el tono exacto que quieres y aproximarlo al de la pared, de forma que se integre perfectamente. Si prefieres el contraste, juega con los tonos mucho más intensos en caso de que la pintura de la pared sea clara. Aquí, en un tono blanco roto, tanto el fijo como la puerta del cerramiento tiene una parte ciega en la zona inferior. Tiene las ventajas de disfrutar de espacios continuos, pero el aislamiento entre las dos habitaciones se mantiene.

Salón

Lo destacado de esta solución, aparte de práctica, es que puede ser muy decorativa. Las puertas de corredera o abatibles de cristal se convertirán en un factor más de la decoración para los dos espacios, permitiéndote además de esto omitir la luz. Si eres más clásico, puedes disponer unas puertas de corredera de madera que dividan visualmente el espacio completamente. Esta es una opción alternativa con una gran utilidad, afín a los cerramientos de cristal.

Otra alternativa para esos que tienen jardín es integrar una pared de cristal entre cocina y espacio al aire libre. Esto servirá para conectar el interior y el exterior de la vivienda, ofreciendo mucho más luz natural y una mayor sensación de confort. Con esta clase de pared, la luz natural integrará las estancias, pero estas seguirán siendo independientes, lo que es importante para distinguir espacios o para evitar problemas de estruendos u olor.

Cambia Paredes Por Cristal: Los Cerramientos Que Mucho Más Nos Gustan De Las Cocinas De El Mueble

Como en este salón y cocina, donde se destaca el color blanco y resalta el color naranja de los armarios y encimera de la cocina. Cabe destacar, además de esto, en este diseño el cambio en el pavimento, un recurso que no piensa una merma del espacio libre pero que permite delimitar con claridad cada una de las habitaciones. Recuerda que nuestros especialistas decoradores y diseñadores de interiores están aquí para guiarte a llevar a cabo todos tus proyectos de interiorismo.

Las penínsulas suelen escogerse en el momento en que el espacio no es lo suficientemente grande para disponer una isla o por el hecho de que se quiere dejar mayor espacio central. También te ayudará a definir de forma mucho más marcada el espacio de cada ambiente y ganar espacio de almacenaje y trabajo. Otra opción alternativa parecida a la barra es disponer una península. Es una solución afín, pero la península formará una estructura sólida que va a pasar a ser parte del moblaje de la cocina. Normalmente las islas de cocina acostumbran a convertirse en el centro de atención y en el elemento clave para repartir el espacio.

Lo mucho más habitual es integrar una pared de vidrio entre la cocina y el salón-comedor. Esto aportará una continuidad en el espacio, pero nos dejará diferenciar al mismo tiempo las áreas y sostener alguna intimidad entre estancias. Además de esto, vamos a poder integrar espacios a la vez que evitamos que los ruidos y fragancias de la cocina lleguen al salón. Dividir la cocina y el salón sin tener que hacer uso de paredes no es una mera cuestión de estética. También puedes explotar esta tarea para imprimir algo de ocupación al diseño.