Habitaciones En Tonos Grises Y Blancos

¿Quién mencionó que el blanco era un color demasiado frío para un dormitorio? Las paredes y la carpintería están pintadas en blanco roto, el cabecero, los cojines de algodón y las pieles se mezclan y mezclan en una hermosa y despacio armonía de beige y blanco dorado. El gris perla es un color lumínico, y todavía lo va a ser mucho más si lo combinamos con grandes espéculos y toques de azul en el dormitorio. El resultado es una habitación relajante y muy moderna. El gris perla combina realmente bien con destellos de colores brillantes. No obstante, adjudica una sofisticación total a habitaciones decoradas en blanco, negro y matices de gris.

habitaciones en tonos grises y blancos

Los grises claros, al igual que los blancos y los colores crema, hacen que las estancias se vean mucho más agradables y agradables, y nos ayudan a ganar mucha luz. En Decogarden hicimos un montón de decoraciones en tonos grises o con algún elemento gris como personaje principal. En el momento en que tienes ventanas pequeñas o de media pared, lo destacado es seleccionar estores que se adaptan al tamaño de esta. Elige alguno con una textura particular gris obscuro y pone un armario blanco con tiradores gris metalizado bajo la ventana. Los espejos también ayudan a cambiar el aspecto de la habitación.

Una Habitación Totalmente Blanca Salpicada De Grises

En este caso, ten bastante cuidado con sostener la armonía, dejando las paredes y muebles en los tonos neutros. El fondo gris plomo con estrellas blancas, crea un ámbito muy luminoso y divertido. Emplea este elemento en una cortina, alfombra o papel pintado en una pared. Entre las opciones más triunfantes es combinar el gris y el blanco, considerados tonos neutros que se complementan.

Sin embargo, el gris dan considerablemente más personalidad a los dormitorios y los recogen mucho más, aportando exactamente la misma iluminación. Eso sí, hay que entender utilizarlo, combinarlo con distintas tonalidad y colores. En este dormitorio, con moblaje hecho a la medida por Marina &Co, se ha creado una atmósfera muy agradable gracias al blanco y el beige-arena. En este dormitorio gana el blanco, que hace sobresalir los textiles en verde y estampados florales. No solo en los techos, sino en las paredes en forma de plafones, como en este dormitorio en la pared del cabecero.

El Color, En La Ropa De Cama

Cabecero de loneta y banco de Gastón y Daniela, mesa de noche pequeña lacada de Ikea, lámpara de sobremesa con pie decapado en Becara y alfombra de lana de KP. El suelo es de madera de roble de Schotten & Hansen, en Gibo. La dulzura del blanco queda patente en este dormitorio luminoso y acogedor. Blanco y verde, ¡qué combinación más fría y alegre! Sobre todo si apuestas por un verde, como aquí, con notas de amarillo, que lo realiza más vitalista y no tan apagado como otros verdes más sobrios e incluso invernales, como el verde musgo.

Cabecero diseño de la propietaria, mesa de noche de Muy Bastante y coloque de Maisons du monde. Cabecero revestido con lino de Güell-Lamadrid y alfombra blanca, de Matèria. Puedes tapizar tu cabecero, ponerle una funda a tu butaca, cambiar la pantalla de tu lámpara… Con la trasera pintada de blanco, se transforma en un cabecero original. Cabecero, diseño de Cuqui Olmedo, efectuado por Kotablue.

Especiales Decoración Hogar

Hay enorme diversidad de estampados en gris y blanco, para lograr que una de las paredes se transforme en el punto focal de la habitación. El blanco y el gris son colores que quedan bien con cualquier estilo, aunque ciertos tengan en cuenta que son bien difíciles de manejar. Al añadir elementos de madera, se contribuye calidez y es viable lograr ambientes rústicos o muy urbanos. En este estilo no deben faltar las varillas, el aluminio y las construcciones metálicas.

Coloca dobles cortinas, con las mucho más ajenas en gris plomo y visillo blanco hacia el interior para omitir la luz. Por norma general se asocia la habitación de los bebés con tonos pastel, pues proyectan inocencia y suavidad. Sin embargo, el gris y blanco logran hacer un ambiente lumínico y complejo, que con pequeñas pinceladas de color se vuelve un espacio muy caluroso y acogedor. Para lograr un entorno más cálido, juega con distintos tonos del gris como el pizarra o azulado utiliza papel pintado.

Solo con este aspecto, reforzado con un cabecero de terciopelo, el dormitorio consigue un aire mucho más muy elegante y chic. En este dormitorio puedes ver cómo escoger el blanco no posee porqué ser homónimo de monocromático. El blanco posee una gama amplia de matices que va desde el blanco inmaculado, pasando por el hueso hasta el beige. Y muy actual gracias al color mostaza de la colcha y los cojines, que da calidez al ambiente.

Si diseña un dormitorio blanco de estilo glamuroso, no tenga miedo de los accesorios. No tienen por qué ser prácticos, pero deben relucir y mostrar bien. Los dormitorios blancos románticos son propios para un ambiente delicado y sereno. Son muy estéticos y permiten un descanso confortable. No obstante, este tipo de interior es bastante bien difícil de diseñar, ya que se puede exagerar fácilmente un aspecto y hacer un interior kitsch. Los ramos de flores secas muy aireados completan el ambiente femenino de esta habitación.