Ficus Se Le Caen Las Hojas

Asimismo te recomiendo aplicarle fungicida que lleve cobre, ya que los hongos patógenos adoran los entornos húmedos y cálidos, así como a las plantas enclenques, con lo que tienes que eludir que tu ficus tenga inconvenientes más serios y termine muriendo. A diferencia de la mayoría de plantas, los ficus no llevan bien la fertilización regular, o cuando menos no en exactamente la misma medida que lo habitual. Esto no significa que no necesiten fertilizante, pero este debe aplicárseles al inicio de la primavera y no renovarlo hasta la próxima temporada. Si tu ficus precisa más nutrientes, usa fertilizante de absorción lenta, pero aplícalo a media concentración recomendada de manera general. De la misma el ficus elastica, logramos hallar un variedad de ficus benjamina con el papel pigmentada de color amarillo, pero no debemos confundir ese color con ninguna patología puesto que sencillamente pertence a las variedades de ficus benjamina.

El ficus benjamina necesita la luz del sol pero jamás de forma directa. Si nuestro ficus habita en el interior, deberemos colocarlo en un lugar donde le llegue la claridad de la luz del sol. Otro aspecto que puede perjudicar al ficus benjamina son las corrientes de aire, estas suelen favorecer la caída de hojas, en consecuencia lo alejaremos lo máximo viable de las corrientes de aire. Los ficus benjamina son árboles que no necesitan desmesurados cuidados, pero si deseamos eludir problemas a largo plazo, deberemos proporcionarle unas buenas condiciones de vida.

Falta De Espacio

En un periodo de un mes aproximadamente la planta habrá echado raíces y va a tener novedosas hojas. Al ficus, de cualquier especie, le gusta la tierra blanda y algo ácida, con un buen drenaje, en tanto que no toleran los encharcamientos. Una gran idea es poner en el fondo de la maceta un trozo de ladrillo o una piedra para que el tiesto drene bien el exceso de agua por el orificio que tiene en el fondo. Son plantas que padecen en ámbitos secos y, además de regarlas, les vendrá de maravilla que las pulverices ocasionalmente con agua tibia, en especial en las temporadas de sobra calor.

Si las hojas, por contra, tienen unas manchas amarillas, es que ha sufrido un exceso de riego. El sustrato del ficus lyrata deber ser ligero, y ha de estar prioritariamente bien drenado. En viveros convencionales puedes conseguir sustratos naturales perfectos para esta planta.

Más allá de que ciertos se amoldan a condiciones poco favorables, el ficus benjamina es el que tiene mayor adaptabilidad. Si ubicas el ficus lyrata en zonas de la vivienda con sol directo, es posible que las hojas se sequen. De entre todas las variedades de ficus, que son muy numerosas, hay 2 que destacan en el momento de cultivarse como plantas de interior. Los ficus también son propensos a plagas como cochinillas, insectos escamas y arañas rojas.

Si riegas demasiado poco, las hojas van a caer de manera rápida y, si riegas con agua demasiado fría, las hojas van a caer también y además de esto dañarás las raíces. Por ejemplo, si las hojas del ficus cuentan con máculas negras o marrones, lo mucho más probable es que sea por la temperatura. Sitúa el ficus es una región algo mucho más cálida y vas a ver como cambian de color.

Plagas Y Patologías

Por eso, se ha de poner en la habitación en la que haya ventanas por las que entre luz procedente del exterior; de lo contrario se le comenzarán a caer las hojas. Asimismo puede suceder por falta de luz, muchos ficus necesitan un mínimo de luz, si bien no estén al sol. Hay zonas donde no hiela, y en verano las horas puntas estan desguardados del sol, donde pueden ir perfectamente al exterior.

Si no rectificas la frecuencia de riego para amoldarlo a las necesidades, puedes llegar a matar la planta. Los ficus son árboles que no llevan nada bien las corrientes de aire. Estas resecan la planta, que siendo una especie que necesita de humedad bastante constante, empezará a perder hojas enseguida. Si ves que solo las puntas de las hojas de tu ficus están secas, lo mucho más posible es que se deba a que está puesto en una ubicación demasiado expuesta a las corrientes. Mueve la maceta o trasplanta el árbol a una zona mucho más resguardada antes que sea bastante tarde. Otro de os problemas mucho más comunes en el ficus benjamina es la presencia de hojas amarillas, que acostumbra a deberse al exceso de cal en el agua de riego.

¿Por Qué Razón Le Caen Las Hojas A Mi Ficus?

Los ficus son entre las plantas de interior más populares por ser realmente simples de cuidar y por su poder decorativo. Pero en ocasiones, observamos cómo nuestro ficus empieza a perder sus hojas sin previo aviso. Y pueden ser varios los motivos que tienen la posibilidad de estar ocasionando esa pérdida de las hojas. Riegas bien a tu ficus, tiene bastante luz,… pero igualmente sus hojas se caen. Bueno, si todo está bien, o aparentemente bien, te has de preguntar si la planta precisa una maceta más grande.

Puede perdurar hasta diez años en interiores (silvestres, hay ejemplares que suenan los 200 años). En este caso, el ficus se estresa y pierde sus hojas para ahorrar elementos. Aún de esta forma, lo más posible es que en escaso tiempo surjan novedosas hojas una vez que la planta se ha adaptado a su nueva ubicación. De ahí que, echa una ojeada a la base de la maceta de tu ficus cada 2 o 3 años, y plántalo en una maceta más grande si se queda sin espacio. Si bien poseas tu ficus en una maceta con orificios, si le dejas el plato sin chorrear, las raíces asimismo se ahogan transcurrido un tiempo. Te aconsejamos leer este otro artículo sobre Cuándo regar las plantas.

Hacer un repaso previo de los cuidados del ficus benjamina será fundamental para asegurarnos que las hojas amarillas no se deben a una viable patología o parásito. Siendo especies de origen tropical, los ficus también son muy sensibles frente la falta de luz. Por eso, precisan mucha claridad en el lugar donde estén ubicados.

No obstante, si sabes cómo proteger un árbol ficus, vas a estar mejor preparado para mantenerlo saludable y feliz en tu hogar durante años. En el momento en que se planta en un sustrato sólido, el aire apenas puede circular entre los granos que lo forman, con lo que al regar, las raíces tienen problemas para respirar con normalidad. Si además esa tierra permanece húmeda bastante tiempo, en el final las moléculas de oxígeno desaparecen, y entonces la planta se ahoga. Tienes que tener en consideración que las corrientes de aire hacen que el ambiente sea seco, o sea, que la humedad ambiental baje.