Encima Del Sofá Cuadro O Espejo

De este modo logras un efecto de planos y hondura con volumen. Si tu salón es pequeño puedes optar por un sofá de 2 o tres plazas, o incluso una combinación de los dos. Un caso de muestra con un diseño muy moderno es el sofá selene, que se puede localizar tanto en dos plazas como en tres o aun en formato butaca.

encima del sofá cuadro o espejo

La ubicación del sofá frente a una ventana, asimismo es una apuesta arriesgada, pero atrayente a la vez. De esta manera, le brindarás luz natural al mismo, destacando su protagonismo y belleza en el salón. Puedes añadir también, por servirnos de un ejemplo, un espéculo.Éste te va a dar un sentido de amplitud al espacio. Si además lo acompañas con un marco bonito y aparente, realzaremos esa parte con la posición del sofá.

¿Cómo Seleccionar Un Sofá?

Escoge un dibujo, oración o palabra que te agrade para tu salón. Si deseas aportar interés y textura a la pared de tras tu sofá sin añadir color a tu salón, las molduras son prefectas. Puedes elegir patrones más sencillos o recargados, clásicos o modernos.

Ha de ser mucho más bien grande a fin de que no parezca que la pared prosiga vacía. Al elegirlo, ten en cuenta siempre y en todo momento el tamaño de la pared y mide siempre antes de colgarlo. Al llevarlo a cabo, recuerda que lo destacado es que la mitad del cuadro se sitúe a la altura de los ojos.

Una Librería Tras El Sofá

En este caso, una composición de cuadros con un aire desenfadado decora la pared. La clave se encuentra en combinar láminas sobre madera con otras enmarcadas, en un juego que no es simétrico, y donde existen varios tamaños. Aquí todas tienen en común la temática natural, con pájaros y hojas. Sus colores verdes, torrados y azules engaman con el sofá de terciopelo y sus cojines (de pájaros es una tela de Gastón y Daniela).

Eficaz.Pon en el suelo tu composición, dentro de un rectángulo imaginario. La mida precisa.Entre los cuadros y el sofá debe existir unos 30 cm. Es preferible que no sobresalgan a los lados del sofá. Cojines estampados, confeccionados con la telw Morris original, de Gastón y Daniela.

Enorme Formato, \’el Cuadro\’

Buena prueba de estos nuevos usos y distribuciones son la aparición, en los últimos tiempos, de los sofás curvos concebidos para ocupar una zona central, sin estar apoyado. Piensa este salón sin el espéculo sobre la consola. La pared cobraría presencia y marcaría considerablemente más el límite entre los ambientes del espacio. El espejo tiene la función de abrir como si fuera un vano o una ventana ese tabique. Y es gracias al reflejo de la una parte de la ventana. Cuando busques este efecto óptico, no escojas espéculos con moldura atractiva sino más bien reservada.

Haz una combinación entre cuadros grandes, medianos y pequeños, agrupándolos en un cuadro o rectángulo. Recuerda que todos y cada uno de los elementos caben en un espacio sabiéndolos poner. Si el tiempo para ti es esencial, puedes elegir un reloj para vestir la pared del sofá. Ubicándolo en el centro, le otorgaremos un importancia que muestre una parte de nuestra personalidad al utilizar este género de complementos.

Sofás diseñados por las decoradoras Cristina Afán de Ribera y Loreto Balbuena con tela de espiga de Andrew Martin. Butacas de lino gris en Crisal Decoración, mesa de centro en Casa y Campo y espéculo de Pantay Decoración. Sofá de TC Collection, mesa de centro de Taller de las Indias, aparador de Catalina House y espejo y sillas de Merc & Cía.

Personal Con Fotografías

Así sabrás que puedes optar por una u otra forma, como en un caso así entre librerías y sobre la chimenea en el salón. Que el diseño que elijas tenga la moldura aproximadamente llamativa va a depender del resto de elementos que decoren esa pared. Escogiste un sofá para el salón en tonos neutros por el hecho de que se amoldan como un guante a cualquier estilo pero, pese a los cojines coloridos que has puesto sobre él, queda un tanto soso.

Un diseño de línea rectangular o cuadrada es perfecto para decorar superficies enormes ya sea sobre el sofá o un aparador. Los redondos rompen con la simetría y su juego es bonito en el momento en que predominan las líneas rectas. No se pueden respaldar en el mueble al paso que los precedentes sí. Reserva uno redondo para un espacio delimitado de alguna manera por líneas verticales. Un sofá tradicional de 2 plazas como este resulta perfecto para personalizar un coqueto rincón o diseñar una zona de lectura. ¿Qué puedes poner detrás de él para que no desentone?