Cuando Hay Que Sulfatar Las Parras

Para hallar un producto de calidad hay que cuidar hasta el mínimo aspecto de la producción, comenzando siempre por el cuidado básico del viñedo y los cuidados de la parra. Estas diferencias acostumbran a ser mucho más acusadas en las podas a vara. En situaciones de brotaciones muy heterogéneas tienen la posibilidad de llegar a hacer falta tres tratamientos. Hay que apuntar que la sequía primaveral no propicia la difusión de la excoriosis en las zonas y variedades que tienen los brotes enormes. Pero no obstante las lluvias contribuyen a la difusión de la enfermedad a las parras que tienen la brotación retrasada.

Los asaltos más fuertes pueden producir pérdidas de ciertos brotes jóvenes, con la consiguiente disminución de la cosecha actual, y posteriormente, la de ciertas yemas que no brotarán al año siguiente. En hojas el ataque de la botritis no frecuenta tener relevancia económica. Los síntomas se expresan, recurrentemente, en el borde del limbo con apariencia de necrosis con aspecto de quemadura. Con humedad en el ambiente, sobre el borde de estas máculas aparece un polvillo gris .

¿De Qué Manera Cuidar Tu Viña O Parra En Primavera? Consejos Y Plagas

Siendo esta enfermedad de desarrollo de afuera, se puede combatir en el momento en que hace aparición (el Mildiu sólo puede prevenirse). En esos sitios donde la enfermedad no sea crónica, se puede esperar hasta que observemos los primeros síntomas y tratar con azufre (en pulverización o espolvoreo). El producto más utilizado es Azufre, el histórico precautorio y de control en las primeras fases de desarrollo de la enfermedad.

cuando hay que sulfatar las parras

Después de la recolección, podemos hacer acopio de materia orgánica para restablecer los cómputos nutricionales en el suelo o bien dar potasio para recuperar los escenarios en la planta. Vamos a seguir aplicando estimulantes como aminoácidos y NPK con microelementos. La aplicación de estos productos asisten a superar golpes de calor, estrés por sequía y, generalmente, malas condiciones. En muchas zonas, marzo es una temporada donde los días se extienden y las temperaturas comienzan a subir.

Modelos Convencionales

Y es que las heladas tienen la posibilidad de afectar dificultosamente al desarrollo que la parra ha experimentado durante la primavera. Para resguardar las raíces puedes emplear yerbas cortadas, hojas secas, papel de periódico o cualquier otro material que las aísle del frío. A continuación vamos a enumerar algunos de los cuidados básicos que hay que tomar en consideración a la hora de sostener en perfectas condiciones nuestra plantación.

La situación óptima se va a dar en el momento en que la explotación vitícola tiene personal y máquinas aplicadoras suficientes para tratar toda la área en unas horas o en un día como máximo. En estas condiciones puede tirar el mejor provecho de las recomendaciones basadas en los datos de las estaciones de avisos más próximas, si sus viñas son homologables a las parcela donde están instaladas. En esta fecha, las vides que tienen las yemas aún en estado poco desarrollado, están en el momento de tratar contra la excoriosis, para lo lo que se deben remojar los brotes con un fungicida. Existen varios productos indicados para aplicar, tanto en viticultura usual como en ecológica. En el mes de julio, con el calor reinante, es una temporada donde debemos proteger los racimos de plagas y enfermedades.

El desniete es una práctica que se hace en el viñedo para remover los brotes insignificantes para la cepa y una ramificación excesiva de los sarmientos que logren evitar la correcta maduración de los racimos. Ahora que vimos algunos de los cuidados de la parra es el turno de enumerar las tareas que hay que llevar a cabo para su óptimo avance. En el instante en el que se termina la vendimia podemos empezar con las tareas de mantenimiento y cuidados de la parra. En el caso de plaga de insectos o de hongos es primordial tomar las medidas necesarias y actuar con antelación a fin de que no se pierda la cosecha y que tengamos la posibilidad tener unos frutos de calidad.

Información

El Uncinula Necator se extiende por todas las ubicaciones verdes de la vid. Los daños del oídio pueden llegar a ser críticos, reduciendo la cantidad y calidad de la uva, e inclusive afectando a siguientes agregues. La aplicación del azufre, por norma general debe hacerse antes de la flor. No obstante, también las condiciones meteorológicas del invierno y de la primavera tienen la posibilidad de motivar que se deba adelantar su aplicación. Su aplicación en mojado, diluido en agua, es una solución por la que optan varios viticultores.

El cobre actúa algo, pero a dosis altísimas que no son convenientes por otros fundamentos. Utilizando que hay modelos anti mildiu y anti oídio con acción contra el black rot, va a deber tenerse presente en el momento de entablar el chato de tratamientos en las zonas donde se alardea que va a atacar. Seguiremos intentando contra enfermedades (particular atención contra la podredumbre gris) y los tratamientos sugeridos contra oidio y mildiu.

¿qué Es El Oídio De La Vid O Ceniza?

Hoy en día se tiene modelos sistémicos y penetrantes que atajan algo el mildiu, aun tras estar infestada la viña, pero mejor será no esperar nunca a este punto. Si deseas tener uvas más gruesas, puedes cortar algunos racimos a fin de que el resto tenga mucho más espacio y crezca con mayor independencia. Favorecer la ventilación y evitar zonas muy húmedas en la planta. Poda en verde nos contribuye muchas virtudes para prosperar el estado de salud de nuestro viñedo. La fertilización comunmente va ligada con un trabajo del suelo. Se aprovecha para remover las malas yerbas que comienzan a mostrarse.

Cada tipo de parra necesita un clima preciso, cerciórate de que la pluralidad que tienes es la más correcta para la región donde vives. Guarda mi nombre, mail y web en este navegador para la próxima vez que comente. Cuaderno de campo con todos los tratamientos que hayas hecho. Si la recolección es manual es conveniente ordenar la mano de obra para agilizar la cosecha. Se realiza el despunte a fin de que la uva empiece a madurar y esté bien ventilada. Hacer más simple la composición de las plantas y las podas siguientes.